Museo Vasa

El galeón Vasa se escoró y naufragó en 1628, en su viaje inaugural en aguas de Estocolmo. Después de 333 años en el fondo del mar, este enorme buque de guerra fue rescatado para que pudiera proseguir su travesía. A día de hoy, el Vasa es la nave del siglo XVII en mejor estado de conservación del mundo. Se exhibe en un museo construido especialmente para ella en la capital sueca. Este tesoro artístico único se compone en un 98% de piezas originales y centenares de esculturas talladas.

Aparte de la embarcación, el Museo Vasa alberga distintas exposiciones que nos relatan su brevísima y, al mismo tiempo, muy prolongada, historia. Cuenta con una tienda bien surtida y un popular restaurante que sirve tanto comida como tentempiés y repostería. Se ofrecen visitas guiadas en inglés varias veces al día. Hay también disponibles audioguías en numerosos idiomas. La proyección sobre el Vasa y el corto infantil "The Vasa Piglet" se muestran a diario en distintas lenguas. El precio de la entrada incluye todo.

¡Bienvenido a explorar el mundo del Vasa!

Visite el Museo Vasa

Horarios del Museo Vasa

2 de enero-31 de mayo y 1 de septiembre-30 de diciembre
10:00-17;00 h; miércoles, 10:00-20:00 h

1 de junio-31 de agosto
8:30-18:00 h

31 de diciembre
10:00-15:00 h

Cerrado 24-25 de diciembre

Horarios del restaurante del Museo Vasa

Para los horarios del restaurante, visite el sitio web

Billetes

Adultos: 150 SEK
Niños y jóvenes (0-18 años): 0 SEK

La entrada incluye visita guiada, proyecciones, audioguía y recorridos familiares autónomos.
Deben reservarse de antemano las visitas guiadas para grupos de más de nueve personas. Contacte con la Oficina de Reservas para información adicional: bokningen.vasa@smtm.se

De cara a la visita

Absténgase de traer bolsos de gran tamaño al museo, ya que este carece de opciones de consigna.

Le recomendamos que lleve un jersey adicional. Para la óptima preservación del Vasa se requiere una temperatura de 18-20°C, por lo que en ocasiones el ambiente interior del museo puede resultar algo frío cuando hace calor afuera.

Están permitidas las fotografías y las grabaciones de vídeo, pero solo para uso particular.

Cómo llegar al Museo Vasa

La dirección es Galärvarvsvägen 14, en Estocolmo.

A pie o en bicicleta

Desde el centro de la ciudad se tarda en llegar al Museo Vasa en torno a 10 minutos en bicicleta, o unos 20 minutos caminando.

Transporte público

Puede acceder al Museo Vasa en tranvía, autobús y transbordador. Para horarios, consulte el sitio web de la empresa municipal de transportes:

SL Website (external website)

En automóvil

En la isla de Djurgården hay pocas plazas de estacionamiento. Encontrará más opciones de aparcamiento en el puente de Djurgårdsbron y en las vías Strandvägen y Narvavägen. En el exterior de la entrada principal del museo hay disponible aparcamiento para discapacitados.

Acerca del Vasa

¿POR QUÉ SE CONSTRUYÓ EL VASA?

El Vasa fue encargado por el rey sueco Gustavo II Adolfo y comenzó a construirse en Estocolmo en 1626. En su elaboración participaron unas 400 mujeres y hombres. Era una robusta embarcación de tres mástiles capaz de portar diez velas, con una altura desde su extremo superior a la quilla de 52 metros, 69 metros de eslora y un peso de 1.200 toneladas. Con sus 64 cañones, el Vasa estaba llamado a ocupar un lugar destacado dentro de la armada sueca.

EL HUNDIMIENTO

El 10 de agosto de 1628, el Vasa abandonó su atracadero bajo el Castillo de las Tre Kronor. Llevaba todas las portas abiertas con sus correspondientes cañones asomando y disparando salvas. Lentamente, este imponente buque fue abandonando el puerto. Tras varios golpes de viento, el Vasa se ladeó, el agua comenzó a entrar a borbotones por las portas abiertas de los cañones y acabó yéndose a pique. De las aproximadamente 150 personas a bordo, perdieron la vida al menos 30. El Vasa tendría que esperar 333 años para ver de nuevo la luz.

¿POR QUÉ SE HUNDIÓ EL VASA?

En el siglo XVII no se aplicaban todavía cálculos teóricos para la estabilidad de las embarcaciones, basándose su construcción en las experiencias previas. Para introducir novedades tecnológicas –en el caso del Vasa, artillería pesada dispuesta sobre una batería doble– había que probar a tientas. El Vasa pesaba demasiado sobre su línea de flotación y fue incapaz de enderezarse para recuperar el equilibrio cuando el viento lo escoró.

EL DESCUBRIDOR

Ya de niño, Anders Franzén sentía fascinación por los pecios que reposaban bajo las aguas del archipiélago de Estocolmo. Guiado por información obtenida de documentos del siglo XVII, Franzén buscó el Vasa entre los veranos de 1954 a 1956 con ayuda de rastras que acarreó por el fondo marino desde una lancha motora. El 25 de agosto de 1956, al explorar junto con el buceador Per Edvin Fälting en las proximidades del islote de Beckholmen, la draga quedó atrapada en un objeto de madera de roble de gran tamaño. ¡Habían dado con el Vasa!

"EL MAYOR ROMPECABEZAS TÉCNICO DEL MUNDO"

En el otoño de 1957, los buzos iniciaron el despeje de túneles bajo el navío para los futuros cables de izamiento. El buque emergió del agua el 24 de abril de 1961, recuperándose con él más de 14.000 piezas sueltas de madera. El navío y sus distintos elementos se conservaron por separado, restituyéndose luego las piezas a la manera de un gigantesco rompecabezas.
El Vasa continúa realizando en nuestros días una labor de divulgación sobre su época y hay en curso distintas iniciativas de investigación en torno a la conservación del buque, desde la madera y los pernos hasta su armazón y los restos de tejidos. El objetivo es preservar el Vasa para las generaciones futuras.

Aquí hallará información adicional en inglés acerca de la historia del Vasa y sobre los proyectos de investigación y conservación del museo:

• The Vasa Museum (Website in English)